intive Argentina Blog

Por una Responsabilidad Social Empresaria (RSE) más ética

Que los millennials no son “self-centered” (egocéntricos) como se creía que eran, ya no es novedad. La mayor parte de ellos prefiere trabajar para empresas socialmente responsables que generen un impacto positivo en el mundo, y sobre todo en el futuro. No están solamente preocupados por la construcción de sus perfiles en las redes sociales como indicaba ese mito que ya quedó antiguo, eso lo tenemos en claro, y las cifras lo confirman:

-El 91% de los millennials estaría dispuesto a cambiar de marca por una que acompañe una causa social.

-El 66% de la misma generación utiliza las redes sociales para apoyar causas sociales.

Después de leer estas estadísticas que encontramos en un artículo del Huffington Post, estamos seguros de que los millennials no se preocupan solamente por sí mismos, pero ¿y las empresas?

Como compañías solemos categorizar a la gente dentro de diferentes targets o segmentos para conocer sus necesidades y deseos, saber qué es lo que esperan de nosotros y construir un vínculo comunicativo eficaz y eficiente con ellos. Baby Boomers, generación Z, generación Y, y los nuevos tweenials, hashtagers, globalists, evernets o como queramos llamarlos; todos ellos nos presentan diferentes perfiles de consumidores, y un set complejo de actitudes, comportamientos y visiones diferentes del mundo. Sabemos todo sobre sus expectativas, pero la pregunta hoy es: ¿cuáles son las nuestras?

Cuando ingresamos a Google la búsqueda “millennials” nos podemos encontrar con dos tipos de resultados:

  • Aquellos que nos hablan de las “problemáticas” que esta generación les trae hoy a las empresas: fuga de talentos, falta de compromiso y exigencias caprichosas, entre las más destacadas. Son artículos que usualmente nos plantean posibles soluciones y estrategias a seguir.
  • Las notas que describen exactamente por qué los millennials se comportan como lo hacen, quiénes son y qué los caracteriza.

Ambos tipos de resultados están enfocados en solventar una necesidad que no es de los millennials, ni del mundo, sino de las compañías. En el primer caso se busca resolver inconvenientes; en el segundo, se intenta identificar mejor a la generación como audiencia para poder alcanzarla de manera más efectiva con nuestras comunicaciones y, en definitiva, vender más y mejor.

“Los millennials ven el lugar donde trabajan como una extensión de quiénes son y de lo que representan”. ¿Nos hemos puesto a pensar como empresa qué somos nosotros y qué y/o quién nos representa? ¿Cuáles son realmente nuestros valores? Si adoptamos una política de RSE, ¿no deberíamos tener realmente un propósito mucho más profundo que el de atraer y retener millennials, o el de venderles más?

En FDV Solutions creemos que no solamente debemos preocuparnos por satisfacer la demanda de RSE, sino incluso por generarla y alimentarla. Debemos preservar el interés de los millennials en el mundo, y asumirlo como propio, no solamente porque “los nacidos entre 1980 y 1999 valoran los esfuerzos sociales y medioambientales de las empresas”, sino porque nosotros los valoramos y los incorporamos a nuestro propio sistema empresarial de creencias y valores.

Los millennials reconocen cuando una compañía está realmente trabajando en cambiar su cultura empresarial desde las bases y fundamentos, y cuando lo que muta es solamente la capa superficial. Tienen acceso a múltiples fuentes de información, saben leer entre líneas, y ya no compran los mensajes que no se justifican con un verdadero propósito y una prueba del trabajo realizado. Por eso para nosotros, la mejor manera de estar en sintonía con ellos es “practicar lo que predicamos”, como esta generación también suele hacer.

En FDV trabajamos de manera profunda nuestra responsabilidad social empresaria para asegurar siempre que sea válida ética y moralmente.

-Desde el 2006, algunos de nuestros socios fundaron Proyecto Nahual donde hoy en día continúan participando muchos de nuestros integrantes enseñando testing a chicos de zonas vulnerables. Como repaso para los que aún no conocen, Nahual trabaja en dos objetivos:

  • Sumar gente a la industria del software, una industria que genera constantemente empleos de calidad, con la proyección de poder cubrir esa demanda.
  • Insertar a los chicos al sistema educativo.

No perdemos de vista jamás que el corazón de estas acciones está en los objetivos que planteamos anteriormente, y que otros beneficios residuales como lo son las menciones en la prensa por nuestros aportes, son solamente un retorno adicional luego de la satisfacción de poder colaborar de manera desinteresada con una causa social tan importante. Los cursos de Nahual se dictan en 7 nodos en Argentina y uno en Uruguay, siendo 8 en total. Más de 60 chicos están actualmente incorporados al plan.

-Participamos también en la Comisión de Inclusión DANE, un proyecto que se enfoca en lograr mayor inclusión social para personas con capacidades diferentes. Aportamos a través de la tecnología y, específicamente, del desarrollo de aplicaciones orientadas al Síndrome de Down, al Autismo y al Síndrome de AFASIA. Las aplicaciones, por supuesto, se testean en Nahual.

-Cuando se trata de nuestro día a día, también nos esforzamos en seleccionar proyectos, priorizando aquellos que colaboran con alguna causa social, cuidando que todas nuestras aplicaciones contemplen aspectos de accesibilidad. Hemos desarrollado apps para la recolección de fondos para las Naciones Unidas o con fines educativos, como Cell-Ed, por ejemplo.

Incorporar nuestras políticas de RSE como valores que construyen o refuerzan la identidad de nuestra compañía es lo que hoy marca la diferencia. ¿Queremos de verdad crear un mundo mejor para todos?

 

 

Paula Becchetti

Paula es la editora del blog de intive – FDV. Licenciada en Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), se destaca como Content Manager especializada en blogs, contenido web, email marketing y social media. Su amplia experiencia en la industria del software la hace muy valiosa a la hora de traducir contenidos técnicos a un lenguaje coloquial. Según sus propias palabras: “Me conecto con el mundo por medio de la tecnología, pero también a través de todo aquello que respira, del deporte, de la música y de mis viajes”.

2 comentarios

    • ¡Hola, Graciela! Sí, estamos convencidos de que lo social es inherente a la tecnología, ¡muchas cosas buenas salen cuando pensamos cómo sumar desde lo que sabemos hacer! Nos alegra mucho que te haya gustado el informe. ¡Un abrazo grande!